Make your own free website on Tripod.com

El silencio de un coloso, adiós a la ruta del sur.

 

El 23 de febrero de 1880 se inicia la construcción del ramal  ferroviario Mérida-Acanceh y el 16 de septiembre del mismo  año, como parte de las celebraciones del aniversario de la independencia de México se inaugura el primer tramo Mérida-  Kanasin por el gobernador de Yucatán el Lic. Romero Ancona  quien viajo hasta Kanasin y donde fue recibido por el pueblo y  sus autoridades.

EL 16 de septiembre de 1881 las vías ferroviarias llegaron hasta  Acanceh, y como parte del plan de modernización del presidente  Porfirio Díaz se inicia la ampliación hasta el poblado de Peto.  Los logros cronológicos se suceden como a continuación se narran: 25 de marzo de 1882 hasta Tecoh, 2 de abril de 1885 tramo Lepán–Xcanchacán, 15 de septiembre de 1886 hasta Hunabchén, 22 de febrero de 1891 hasta Oxcutzcab, 8 de abril de 1893 viaje de prueba hasta Tekax, 15 de septiembre de 1900 viaje inaugural hasta Peto.

Al término de la vía Acanceh-Peto se dio inicio a la construcción del desvío en Acanceh para la vía hasta Sotuta, La cronología de esta obra se detalla a continuación:2 de febrero de 1902 tramo Acanceh–Seye,  15 de agosto de 1902, hasta Hocabá, 15 de septiembre de 1903, Tramo Hocabá–Huhi.

Debido a que los siguientes avances ferroviarios debían hacerse en plena zona de alto desarrollo henequenero y ante la dificultad de tranzar con los hacendados el proceso de construcción se llevo al cabo con lentitud y fue hasta el 7 de enero de 1912 cuando a las 8 de la mañana partió de Mérida rumbo a Sotuta el tren inaugural con 4 pullmans y 12 coches. El gobernador Dr. Nicolás Cámara Vales rompió una botella de 750 ml. de Champagne en la trompa de la locomotora de carbón mineral de  hulla  marcada con el número 25 manejada por el  maquinista  Don José María Fajardo. El humo de la maquinaria se  enseñoreó en Kanasin a las 8:25 de la mañana.

Longitud Mérida-Sotuta: 80 Km. Escatillon: 914 milímetros

La historia del sistema ferroviario del sur involucra el esfuerzo de los empresarios que financiaron la obra y el esfuerzo de los indígenas mayas, tarahuamras, seris, mayos, emigrantes chinos, coreanos y de tantos hermanos que dejaron su vida en las rieles.

La intervención del General Salvador de Alvarado en la administración del sistema ferroviario, la creación de las empresas "Ferrocarrilles de Yucatán" y posteriormente "Ferrocarriles Unidos del Sureste", su adhesión al sistema de "Ferronales", su privatización en 1997 en plena administración de Zedillo y la adquisición por parte de la empresa  Ferrotransportes Chiapas-Mayab" (creo que así se llama), hasta su completo aniquilamiento hoy en día, forma parte, a muy grandes rasgos, la historia de un sistema de comunicación y transporte que hoy se permite su muerte.

Ya no volveré a escuchar el rugido del coloso en la mañana y en la tarde, ya no volverán aquellos días del "tren tomatero". Hoy estamos asistiendo a la muerte de lo que fue y pudo haber sido impulsor detonante de la economía Peninsular y que la poca visión de unos cuantos se ha encargado de enterrar para siempre.

Fuente: Enciclopedia Yucatanense.



 

 

Pedro E. Gorocica Orozco, kanasinero@yahoo.com

Kanasin, Yuc. 20 de Marzo del 2001



Página anterior Página siguiente